AbandonoEl Santo Abandono

Conclusión

Vamos a resumir con brevedad este trabajo, a fin de poner de relieve conclusiones prácticas.

La voluntad divina es la regla suprema de nuestra vida, la norma del bien, de lo mejor, de lo perfecto; cuanto más se conforma con ella, más se santifica el alma.

Existe la voluntad de Dios significada a la que corresponde la obediencia. Para nosotros religiosos, su principal manifestación es la Santa Regla con las órdenes de los Superiores. De parte de Dios es la dirección estable y permanente, y en cuanto a nosotros, el trabajo normal y de todos los días. La obediencia será, pues, el gran medio de santificación.

Existe también el beneplácito divino, al cual corresponde la conformidad de nuestra voluntad. Este se manifiesta por los acontecimientos; preséntasenos como ellos, variable, imprevisto, a veces desconcertante; en el fondo, es un querer de Dios, siempre paternal y sabio. La Regla está hecha para la Comunidad; el beneplácito divino corresponde más a nuestras necesidades personales, y lejos de suplantar a la Regla, añade a la acción de ésta la suya propia, siempre beneficiosa y con frecuencia eficaz, y a veces hasta llega a ser decisiva. El verdadero espiritual se adhiere con amor a toda voluntad de Dios, sea significada o de beneplácito, de suerte que pueda recoger todos los frutos de santidad que aquélla le proporciona.

La conformidad nacida del temor, o la simple resignación, produce desde luego efectos saludables; nadie hay que no pueda y deba practicarla. La conformidad, fruto de la esperanza, es más elevada en su causa y más fecunda en sus resultados y es accesible a todas las almas piadosas. La conformidad que produce el amor divino es sin comparación la más noble, la más meritoria, la más dichosa; transformada en hábito forma el camino de las almas adelantadas. Es esta conformidad perfecta, amorosa y filial la que hemos estudiado bajo el nombre de abandono.

El Santo Abandono eleva en nosotros a su más alto grado, y con tanta fuerza como suavidad, el desasimiento universal, el amor divino, todas las virtudes. En la cadena más poderosa y más dulce para hacer nuestra voluntad cautiva de la de Dios en una unión del todo cordial, de una humilde confianza y de una afectuosa intimidad. El abandono es por excelencia el secreto para asegurar la libertad del alma, la igualdad del espíritu, la paz y la alegría del corazón. Nos procura un agradable reposo en Dios, y lo que aún vale más, es que El es el artista de nuestras más encumbradas virtudes, el mejor maestro de la santidad. Llevándonos de la mano de concierto con la obediencia, nos guía con seguridad por los caminos de la perfección, nos prepara una muerte feliz y nos eleva a pasos agigantados a las cumbres del Paraíso. Es el verdadero ideal de la vida interior. ¿Qué alma, por poco clarividente que sea, no aspirará a tal estado con todas sus fuerzas? Si se conociera mejor su valor, ¿podría uno ser indiferente en tender a él, acercarse, establecerse firmemente y hacer en él, de continuo, nuevos progresos? Seguramente que sin pagar el precio debido no podremos obtenerlo, mas una vez posesionados de este tesoro, ¿no recompensa con usura nuestro trabajo? ¿Qué hemos de hacer, pues, para conseguirlo?

Ante todo el abandono, según lo hemos visto, exige tres condiciones, y trataremos de hacemos indiferentes por virtud a los bienes y a los males, a la salud y a la enfermedad, a las consolaciones y a las sequedades, a todo lo que no es Dios y su santa voluntad, a fin de que El pueda disponer de nosotros a su agrado sin resistencia de nuestra parte. Y puesto que la naturaleza tiene sus raíces más profundas en el orgullo y la independencia, consagraremos nuestros más exquisitos cuidados a la obediencia y a la humildad.

Empeño nuestro ha de ser crecer cada día en la fe y confianza en la Providencia. El acaso no es más que una palabra. Dios es quien dirige los grandes acontecimientos del mundo y los menores incidentes de nuestra vida. Se sirve de las causas segundas, pero éstas no obran sino bajo su impulso. Quieran o no, los malos como los buenos no son en sus manos sino simples instrumentos; reservándose El recompensar a los unos y castigar a los otros; quiere, sin embargo, hacer servir sus virtudes y sus defectos para nuestro adelantamiento espiritual, y ni los mismos pecados podrán estorbarle en sus designios; están ya previstos por El y los ha hecho entrar en sus planes. Ahora bien, Aquel que todo lo ha combinado y que es el Soberano Dueño de los hombres y de los acontecimientos, es también nuestro Padre infinitamente sabio y bueno, es nuestro Salvador que ha dado su vida por nosotros, es el Espíritu de amor ocupado por completo en nuestra santificación. Sin duda, se propone su gloria, mas no la cifra sino en hacernos buenos y felices. Buscará, pues, en todo el bien de su Iglesia y de nuestras almas. Piensa sobre todo en nuestra eternidad. Nos ama como Dios, y de la manera que El sabe hacerlo, pura y sinceramente; y si crucifica en nosotros al hombre viejo, es para dar la vida al hijo de Dios; aun cuando castiga con alguna dureza, su amor es quien dirige su mano, su sabiduría regula los golpes. ¡Pero no siempre lo entendemos así y a veces la conducta de la Providencia nos irrita y desconcierta! Pudiera entonces decirnos el buen Maestro como a Santa Gertrudis: «Sería muy de mi agrado que mis amigos me juzgasen menos cruel. Deberían tener la delicadeza de pensar que no uso de severidad sino para su bien, y para su mayor bien. Hágolo por amor; y si esto no fuera necesario para curarlos o para acrecentar su gloria eterna, ni siquiera permitiría que el viento más leve los contrariara.» Jesús, instruyendo a su fiel esposa, «hízola comprender poco a poco que todo cuanto sucede a los justos viene de mano de Dios; que los sufrimientos, las humillaciones son de un precio incomparable y constituyen los más preciados dones de su Providencia; que las enfermedades espirituales, las tentaciones, las faltas mismas vienen a ser, por medio de su gracia, poderosos instrumentos de santificación. Mostróle Jesús cómo escucha las oraciones de sus amigos, aun en aquellas ocasiones en que se creen olvidados o rechazados; cómo a sus ojos la intención avalora sus actos; cómo -en los fracasos- los buenos deseos pasan y son considerados como obras. Le reveló también la elevada perfección de un abandono completo al divino beneplácito, y la alegría que halla su corazón al ver un alma entregarse ciegamente a los cuidados de su Providencia y de su amor.»

Santa Gertrudis comprendió estas divinas enseñanzas, y tan profundamente las grabó en su corazón, que supo repetir en cualquiera ocasión con nuestro Maestro: «Sí, Padre mío, puesto que tal es vuestro beneplácito.» Si queremos también nosotros entonar continuamente este himno del abandono, debemos penetrarnos de estas verdades saludables, nutrirnos de ellas a satisfacción en la oración y piadosas lecturas, de suerte que poco a poco nos formemos un estado de espíritu conforme al Evangelio. Hasta será conveniente, dado el caso, no cerrar los ojos a esta luz de la fe para no mirar sino el lado desagradable de los acontecimientos. Este aviso es de la más alta importancia, porque la naturaleza orgullosa y sensual no gusta de ser contrariada, humillada, molestada en sus comodidades, privada de gozos y saturada de sufrimientos. Rebélase entonces, entregada por completo al sentimiento de su dolor, murmura contra la prueba y contra los causantes de ella, olvida a Dios que nos la envía, sin pensar en los frutos de santidad que de ahí espera El sacar. De aquí proviene tanta turbación, inquietud y amargura, cuando por el contrario, esta dañosa agitación debiera hacer comprender que nuestra vista se extravía y la voluntad se doblega. ¡ Dichosos aquellos que poseen la sabiduría de ver la mano de nuestro Padre celestial en todos los acontecimientos, agradables o penosos, y no mirarlos sino a la luz de la eternidad!

Si el desprendimiento universal, la fe viva y la confianza en la Providencia nos disponen admirablemente al Santo Abandono, es el amor de Dios quien lo realiza en nosotros. A El solo pertenece fundir nuestra voluntad en la de Dios, y dar a esta unión tan íntima el carácter de amorosa intimidad y de filial confianza, que señala el Santo Abandono. Mas esta metamorfosis de nuestra voluntad, esta donación total de nosotros mismos, la lleva a cabo como naturalmente el amor divino; es su tendencia y de ello experimenta necesidad, y sólo con esta condición se satisface; con el corazón da también la voluntad, se entrega por completo y sin reservarse nada. Así, al menos, sucede cuando el amor ha tomado incremento. Por consiguiente, la ciencia del abandono no es otra cosa que la ciencia del amor, y para progresar en esta perfecta conformidad, es necesario aplicarse a crecer en el amor, no en este amor en el cual secretamente se mezcla cierto escondido interés con que nos buscamos a nosotros mismos, sino en el amor enteramente puro, que sabiamente se olvida de sí para darse del todo a Dios.

Ricos de fe, de confianza y de amor, nos hallamos en excelentes disposiciones para recibir con respeto y sumisión los acontecimientos todos del divino beneplácito, a medida que se produzcan, o para esperarlos con una dulce tranquilidad de espíritu y en una paz llena de confianza. Haciendo la voluntad de Dios significada, y sin omitir la previsión y los esfuerzos que requiere la prudencia, se desecha fácilmente la turbación y la inquietud, se reposa en los brazos de la Providencia, al modo de un niño en el seno de su madre.

El desprendimiento universal, la fe, la confianza y el amor, no son posibles sino con la gracia, y ésta se precisa muy abundante para obtenerlos en el grado que los exige el Santo Abandono. La oración, pues, se impone. Nos recomienda San Alfonso: «no olvidemos que es necesario orar, sea cualquiera el estado en que nos hallemos», aun en las consolaciones, la calma y prosperidad: mayormente bajo los golpes de la adversidad, en las tentaciones, las tinieblas y las pruebas de todo género. Nos enseña a «clamar a Dios: Señor, conducidme por el camino que os plazca, haced que cumpla vuestra voluntad, no deseo otra cosa». Sin duda, tenemos derecho a pedir que el Señor nos alivie la carga, mas San Alfonso nos indica un camino más generoso: «Esposa bendita de Jesús -dice a su Monja santa- acostumbraos en la oración a ofreceros siempre a Dios; protestad que por su amor estáis dispuesta a padecer cualquier pena de espíritu o de cuerpo, cualquier desolación, cualquier dolor, enfermedad, deshonra o persecución, pidiéndole siempre os dé fuerzas para hacer en todo su santa voluntad.» Sin embargo, por nuestra parte no aconsejaríamos de ordinario pedir a Dios pruebas; creemos también que en lugar de considerar las cruces de un modo particular, será más prudente aceptar en general las que Dios nos destine, confiándonos a su bondad y discreción. «No olvidéis -continúa San Alfonso este excelente consejo que dan los maestros de espíritu, a saber: cuando sucede alguna grave adversidad, entonces no hay materia más propia para la oración, y por consiguiente para hacer repetidos actos de resignación, como tomar objeto de ella la misma tribulación que ha sobrevenido. Este ha sido el continuo ejercicio de los santos, conformar su voluntad con la de Dios. San Pedro de Alcántara lo practicaba aun durante el sueño. Santa Gertrudis repetía trescientas veces al día: Jesús mío, no se haga mi voluntad sino la vuestra.» San Francisco de Sales recomendaba a Santa Juana de Chantal «que hiciera un ejercicio particular de querer y de amar la voluntad de Dios más enérgicamente, con más ternura y con más amor que a ninguna cosa del mundo; y esto no tan sólo en las circunstancias soportables, sino en las más insoportables. Poned vuestros ojos en la voluntad general de Dios con la que quiere todas las obras de su misericordia y de su justicia en el cielo, en la tierra, bajo la tierra; y con profunda humildad aprobad, alabad y después amad esta santa voluntad enteramente equitativa y bella en extremo. Poned vuestros ojos en la voluntad especial de Dios, con la cual ama a los suyos; considerad la variedad de consolaciones, pero sobre todo de tribulaciones que los buenos sufren, y después con grande humildad aprobad, alabad y amad esta voluntad. Considerad esta voluntad en vuestra persona, en todo cuanto os acontezca y puede aconteceros de bueno y malo, exceptuando el pecado; después aprobad, alabad y amad todo esto, protestando que queréis eternamente honrar, amar, adorar esta soberana voluntad, entregando a merced suya vuestra persona, a todos. los vuestros, y a mí entre ellos. Terminad por último con una ilimitada confianza de que esta voluntad hará todo bien para nosotros y para nuestra felicidad. Después de haber hecho dos o tres veces en la forma indicada este ejercicio, podréis acortarlo, variarlo y acomodarlo como mejor os parezca, ya que es necesario fijarlo con frecuencia en el corazón a modo de jaculatoria».

La princesa Isabel en su prisión, de la que no había de salir sino para subir al cadalso, repetía con frecuencia y todas las mañanas esta oración: «¿Qué me sucederá hoy, Dios mío? Lo ignoro por completo, pero sé que nada me acontecerá que Vos no lo hayáis previsto, regulado y ordenado desde toda la eternidad. Esto me basta, Dios mío, esto me basta: adoro vuestros inescrutables designios y a ellos me someto con todo mi corazón por amor vuestro. Todo lo quiero, todo lo acepto, de todo os hago un sacrificio, y uno este sacrificio al de Jesucristo mi divino Salvador. En su nombre y por los méritos infinitos de su Pasión os pido la paciencia en mis trabajos, y la perfecta sumisión que os es debida por todo lo que queréis y permitís. Así sea.»

Podemos decir de cuando en cuando con el P. Saint-Jure: «Señor mío y Dios mío, quiero y recibo con agrado todo lo que Vos queréis, y cuando lo quisiereis, como lo quisiereis y para los fines que os propusiereis, en cuanto al frío, al calor, a la lluvia, a la nieve, a las tempestades y a todos los desórdenes de los elementos, lo mismo en cuanto al hambre, a la sed, a la pobreza, a la infamia, a los ultrajes, a los disgustos, a las repugnancias y a todas las demás miserias. Me abandono a Vos con un corazón sumiso, para que dispongáis de mi en esto como en todo lo demás, según vuestro beneplácito. Referente a las enfermedades, Vos sabéis las que habéis resuelto enviarme. Yo las quiero y desde este momento las acepto y las abrazo en espíritu, inmolándome a vuestra divina y adorable voluntad. Esas quiero y no otras, porque son las que Vos queréis, las recibo con una perfecta conformidad en vuestra voluntad como las habéis Vos ordenado, ya en cuanto al tiempo de su venida, ya al de su duración o al de su cualidad. No las quiero ni más crueles ni más suaves, ni más cortas ni más largas, ni más benignas ni más agudas, sino tan sólo como ellas deben serlo según vuestra voluntad.» En todas las cosas, «Señor mío y Dios mío, me abandono y me entrego por completo a Vos; os entrego mi cuerpo, mi alma, mis bienes, mi honra, mi vida y mi muerte. Adoro todos vuestros designios sobre mí, y con todo mi corazón os suplico que cuanto hayáis resuelto acerca de mi, sea en el tiempo, sea en la eternidad, se cumpla en el más alto grado posible de perfección.»

Es fácil reproducir estos actos en tanto no se deje sentir la prueba, mas lo importante es repetirlos sobre todo cuando la cruz pesa sobre nuestros hombros. «En vez de perder el tiempo -dice el P. de la Colombière- en quejaros de los hombres o de la fortuna, arrojaos sin demora a los pies del Divino Maestro, pidiéndole la gracia de llevarlo todo con paciencia y constancia. Un hombre que ha recibido una herida mortal, si es prudente, no corre tras el que le ha herido, sino que se va derecho al médico que puede curarle. Además, si buscáis al autor de vuestros males, aun en este caso os es preciso ir a Dios, puesto que no hay fuera de El quien pueda realmente causarlos. Id, pues, a Dios; id empero prontamente, id al momento; que sea éste vuestro primer cuidado. Id, por decirlo así, a devolverle el azote con que os ha azotado y de que se ha servido para heriros. Besad mil veces las manos de vuestro Crucifijo, esas manos que os han golpeado, que han llevado a cabo todo el mal que os aflige. Decidle muchas veces estas hermosas palabras que El mismo decía a su Padre en su cruel agonía. Señor, no se haga mi voluntad, sino la vuestra. Os bendigo con todo mi corazón, os doy gracias de que vuestras órdenes se ejecuten en mi, y aunque pudiera resistir a ellas, no dejaría de someterme. De grado recibo esta calamidad tal cual es y en todas sus circunstancias. No me quejo ni del mal que sufro, ni de las personas que me lo causan, ni de la forma en que me viene, ni del tiempo ni del lugar en que me ha sorprendido. Seguro estoy de que Vos habéis querido todas esas cosas, y preferiría morir antes que oponerme en nada a vuestra santísima voluntad. Si, Dios mío, todo lo que quisiereis en mí y en todos los hombres, ahora y en todo tiempo, en el cielo y en la tierra; hágase vuestra voluntad, pero que se haga en la tierra tal como se cumple en el cielo.»

Si supiéramos ver siempre esta santísima y adorable voluntad, significada o de beneplácito, aprobaría, adherirnos siempre a ella, cumplirla con generosidad, con amor y fidelidad como los santos y los ángeles lo hacen en el cielo, esta voluntad divina transformaría muy pronto la faz de la tierra; la santidad florecería por todas partes, reinarían la alegría en los corazones, la caridad entre los hombres, la paz en las familias y en las naciones. A pesar de las pruebas, la vida deslizaríase dulce y placentera, embalsamada de confianza y de amor, cargada de virtudes y de méritos. Llegado el momento, abandonaríamos con gusto el destierro por la patria y, lejos de temer a Dios como juez, nos apresuraríamos a ir a nuestro Padre. Vendría, pues, a ser la tierra la antesala del cielo, y el Paraíso seria para nosotros admirablemente rico de gloria y felicidad. ¡Cuánto han de bendecir al Señor los que han aprendido a amarle y a seguirle con amor y confianza por cualquiera parte que los conduzca! ¡Cuán miserablemente se engañan los esclavos de su propia voluntad, que no tienen suficiente confianza en Dios, su Padre, su Salvador, el Amigo verdadero, para permitirle santificarlos y hacerlos felices! Nosotros, al menos, amemos a nuestro dulce Maestro, tan sabio y tan bueno; hagamos con ánimo esforzado todo lo que El quiere; aceptemos con confianza todo cuanto El dispone: éste es el camino de elevadas virtudes, el secreto de la dicha para el tiempo y para la eternidad.



 

Conclusión
Anterior

Frutos del Santo Abandono

Conclusión
Siguiente

Por el camino del silencio