Conclusión
20 Ene 2003

Conclusión

Vamos a resumir con brevedad este trabajo, a fin de poner de relieve conclusiones prácticas. La voluntad divina es la regla suprema de nuestra vida, la norma del bien, de lo mejor, de lo perfecto; cuanto más se conforma con …

Frutos del Santo Abandono
20 Ene 2003

Frutos del Santo Abandono

Artículo 1º.- Intimidad con Dios El primer fruto del Santo Abandono, fruto tan nutritivo como sabroso, es una deliciosa intimidad con Dios, fundada en una confianza llena de humildad. ¿Qué hay de extraño en esto? ¿No es Dios nuestro Padre …

Excelencia del Santo Abandono
20 Ene 2003

Excelencia del Santo Abandono

Lo que constituye la excelencia del Santo Abandono, es la incompatible eficacia que posee para remover todos los obstáculos que impiden la acción de la gracia, para hacer practicar con perfección las más excelsas virtudes, y para establecer el reinado …

Dos ejemplos memorables
20 Ene 2003

Dos ejemplos memorables

Antes de cerrar este estudio sobre el abandono en las penas interiores, citaremos dos ejemplos memorables, propios especialmente para instruirnos y animarnos. Por ellos veremos cómo trata Dios a las almas grandes y el modo como ellas santifican sus pruebas. …

El abandono en las variedades espirituales de la vía mística
20 Ene 2003

El abandono en las variedades espirituales de la vía mística

Artículo 1º.- Vía ordinaria o vía mística No hablarnos por el momento sino de la oración. y solamente con relación al santo abandono. ¿Cuál es el fin de la oración? Por ella nos proponemos rendir a Dios nuestro homenaje; mas …

Paz, temores y escrúpulos
20 Ene 2003

Paz, temores y escrúpulos

Artículo 1º.- La paz La paz del alma es un bien soberanamente deseable, no tan sólo por la dulzura que consigo lleva, sino más aún por la fuerza que nos comunica y por las condiciones ventajosas en que nos coloca. …

Las tinieblas, la insensibilidad, etc
20 Ene 2003

Las tinieblas, la insensibilidad, etc

Parécenos haber dicho lo bastante respecto a las penas interiores, pero comoquiera que vienen a constituir la más pesada de las pruebas, nunca se estará sobradamente armado para aguantar el choque. Aun a riesgo de repetirnos, vamos a considerar con …

Los consuelos y las arideces
20 Ene 2003

Los consuelos y las arideces

Tan pronto prodiga Dios las consolaciones sensibles o las dulzuras espirituales, como las da con medida, o bien retira la dulzura, produciendo en el alma un gran vacío. El sentimiento permanece frío; la imaginación, veleidosa; la inteligencia, inactiva, y el …

Las tentaciones
20 Ene 2003

Las tentaciones

«Para un alma que ame a Jesucristo -dice San Alfonso-, no hay mayores penas que las tentaciones, pues todos los otros males le facilitan la unión más íntima con Dios, recibiéndolos con resignación; empero, las tentaciones le exponen a separarse …

Las pruebas interiores en general
20 Ene 2003

Las pruebas interiores en general

Hemos considerado ya los bienes y los males temporales, la esencia de la vida espiritual y sus modalidades extrínsecas. Réstanos estudiar las penas de la vida interior; primero en general, y después algunas en particular, como las tentaciones, las arideces, …