Las sentencias de los Padres del DesiertoMaestros

XXII. Apotegmas resumidos que prueban la gran virtud de los Padres del Desierto

1
Se le preguntó a un anciano: «¿Cómo debe ser el monje?». Y contestó: «A mi modesto entender, solo ante el Solo».

2
Preguntaron a un anciano: «¿Por qué tengo miedo cuando voy al desierto?». Y respondió: «Porque vives todavía».

3
A un anciano le preguntaron: «¿Qué hay que hacer para salvarse?». El siguió tejiendo las palmas sin levantar los ojos de su trabajo, y contestó: «Lo que estás viendo».

4
Le preguntaron a un anciano: «¿Qué haces para no estar nunca desanimado?». Y contestó: «Espero la muerte cada día».

5
Uno preguntó a un anciano: «¿Por qué me desanimo continuamente?». Y respondió: «Porque no has visto todavía la meta».

6
Preguntaron a un anciano: «¿Cuál es el trabajo del monje?». Y él contestó: «El discernimiento».

7
Un hermano preguntó a un anciano: «¿De dónde vienen mis tentaciones de impureza?». Y el anciano respondió: «De comer demasiado y de dormir demasiado».

8
Se le preguntó a un anciano: «¿Qué debe hacer un monje?». Y respondió: «Practicar el bien y abstenerse de todo mal».

9
Los ancianos decían: «La oración es el espejo del monje».

10
Decían los ancianos: «No hay nada peor que juzgar».

11
Los ancianos decían: «No hay que hacer jamás ninguna concesión a los pensamientos».

12
Decían los ancianos: «La humildad es la corona del monje».

13
Los ancianos decían: «A todo pensamiento que re venga, dile: “¿Eres de los nuestros, o vienes del enemigo?”. Y ciertamente él lo confesará».

14
Los ancianos decían: «El alma es una fuente: si profundizas se hace más limpia; si arrojas en ella estiércol, se ensucia».

15
Decía un anciano: «Yo creo que Dios no es injusto cuando saca de la prisión o arroja en ella».

16
Un anciano dijo: «El camino de Dios consiste en hacerse violencia en todo».

17
Dijo un anciano: «No empieces a hacer nada sin que antes hayas examinado tu conciencia, para saber si lo que vas a hacer es según Dios».

18
Un anciano decía: «Si un monje ora tan sólo cuando está en pie para la oración, no ora nunca».

19
Dijo un anciano: «He estado luchando durante veinte años contra un pensamiento para ver a todos los hombres como si fueran uno solo».

20
Decía un anciano: «De todas las virtudes la más excelente es la discreción».

21
Uno preguntó a un anciano: «¿Cómo adquiere el alma la humildad?». Y respondió: «Estando atenta tan sólo a sus propias faltas».

22
Decía un anciano: «Lo mismo que el suelo no puede caer más bajo, así también el humilde no puede caer».

23
Decía un anciano: «No he dejado que me reprendan en todo aquello que me ha llamado la atención».

24
Un anciano dijo: «Es vergonzoso para un monje haber dejado sus bienes, haber dejado su patria por el Señor, para ir al fin al infierno».

25
Decía un anciano: «Esta generación no se ocupa del hoy sino del mañana».

26
Un anciano decía: «Nuestro trabajo consiste en hacer arder la leña».

27
Dijo un anciano: «No te dejes enredar por las preocupaciones».

28
Decía un anciano: «La humildad no se enfada, ni enfada a nadie».

29
Dijo también: «Una vida ordenada, en la celda, colma de bienes al monje».

30
Un anciano dijo: «Desgraciado el hombre cuya reputación es mayor que sus obras».

31
Un anciano dijo: «La desenvoltura y la risa se parece al fuego que arde en el cañaveral».

32
Un anciano decía: «El que se hace violencia por Dios es igual a un confesor de la fe».

33
Dijo también: «Cuanto más loco se haga uno por el Señor, tanto más sabio le hará el Señor».

34
Un anciano decía: «Un hombre que tiene siempre ante los ojos la muerte supera siempre la falta de valor».

35
Dijo un anciano: «Esto es lo que Dios examina en el hombre: el pensamiento, la palabra y la obra».

36
Dijo también: «El hombre necesita esto: temer el juicio de Dios, odiar el pecado, amar la virtud y orar continuamente a Dios».

A Él pertenece el honor, la gloria y la soberanía por los siglos de los siglos. Amén.

XXII. Apotegmas resumidos que prueban la gran virtud de los Padres del Desierto
Anterior

XXI. Treinta y siete sentencias que envió el abad Moisés al abad Pemenio. Quien las cumpla estará libre de pena

XXII. Apotegmas resumidos que prueban la gran virtud de los Padres del Desierto
Siguiente

El gran medio de la oración