PensamientosRincones

Adorar

El valor de una vida es el peso de su adoración… El primer deber de la Iglesia es la adoración, acto que no es más que un anticipo y una repetición de la vida eterna en el seno de la Santísima Trinidad. (Jean Lafrance, Citando al Abad Monchanin)

Anterior

Aceptación de uno mismo

Siguiente

Alegría