PensamientosRincones

Amor

Al que ama le importa poco dar una estrella o una piedra, con tal de dar y de cantar su amor. (M. D. Molinié)

Bástete purificar la intención en todo momento y en todo momento amar a Dios, hacerlo todo por amor y con amor. El hecho en sí no es nada, y nada vale. Lo que vale es la manera de hacerlo. (Rafael Arnaiz)

Contrariamente a otras almas místicas que se ejercitan en la perfección para llegar al amor, Sor Teresa del Niño Jesús tomaba el amor mismo como camino para llegar a la perfección… (decía): “No conozco otro medio para llegar a la perfección que el amor”. (Referencia a Santa Teresa de Lisieux)

¿Cuándo comprenderás que la virtud no está en comer cebolla, sino en comer cebolla por amor a Dios? (Rafael Arnaiz)

El amor se alimenta de sacrificios. (Santa Teresa de Lisieux)

El principiante, impulsado por el temor, sufre la cruz de Cristo con paciencia; el proficiente, impulsado por la esperanza, la lleva con gusto; el que está consumado en la caridad la abraza ya con amor. (San Bernado)

Es asumiendo la falta de otro como se revela la autenticidad del amor y se adquiere verdadera conciencia de él. (…) Cuando se toman libremente sobre sí la falta y el castigo del ser amado, entonces alcanza el amor la perfección en todas sus dimensiones. (Silouane el Atonita)

Fuera del amor, no hay nada que pueda hacernos gratos a Dios. (Santa Teresa de Lisieux)

Hizo, realmente, de su vida religiosa un martirio por su exactísima fidelidad. No dejó escapársele ni un pequeño sacrificio, ni una mirada, ni una palabra; quiso hacerlo todo, hasta las mínimas acciones, por amor. (Referencia a Santa Teresa de Lisieux)

La escuela del amor es el camino cotidiano que haces con los hermanos. Ámalos, compréndelos, acéptalos tal y como son. Vive en una total disponibilidad de entrega y servicio con ellos. Deja que entren en tu vida, escucha sus palabras, acoge sus deseos, confía en ellos, camina con ellos, corazón a corazón. (Jaume Boada)

La medida de amar, es amar sin medida. (San Bernardo)

Llena, Señor, mi corazón… Llénalo de eso que no me pueden dar los hombres. (Rafael Arnaiz)

Nadie puede comprender totalmente al Dios increado con su entendimiento; pero cada uno, de maneras diferentes, puede captarle plenamente por el amor. (La Nube del No Saber)

Noto que Jesús me quiere tanto, que moriría de pena si supiera que amo yo a alguien más que a Él.
Me siento tan unido a su voluntad, que cuando sufro, dejo de sufrir al comprender que Él lo quiere así. (Rafael Arnaiz)

Revestíos, como elegidos de Dios, santos y amados, de entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia, soportándonos unos a otros, y perdonándoos mutuamente, si alguno tiene queja contra otro. Como el Señor os perdonó, perdonáos también vosotros. Y por encima de todo esto, revestíos del amor. Y que la paz de Cristo reine en vuestros corazones, pues a ella habéis sido llamados formando un solo cuerpo. Y sed agradecidos. (San Pablo)

Señor, haz que yo vea como Tú, para que ame como Tú amas. (Robert de Langeac)

Si quieres ser amado y tener amigos, empieza a amar. Brinda gratuitamente tu amistad y tendrás amigos. Piensa más en dar que en recibir y terminarás recibiendo mucho más de lo que tú das. Lo malo es que muchos no dan esperando recibir primero. Estos se quedan vacíos y solos en su espera. Sal de ti y date generosa y gratuitamente y recibirás. (Maite Melendo)

Silencio, oración, renuncia y sacrificio con la risa en los labios y paz en el corazón, eso es amor. (Rafael Arnaiz)

Sin el amor, todas las cosas son nada, incluso las más brillantes, como resucitar a los muertos o convertir a los pueblos. (Santa Teresa de Lisieux)

Testigo me es Dios de cuánto os amo a todos en las entrañas de Cristo Jesús. (San Pablo)

Todo sufrimiento es, según la concepción que de él tiene Teresa, un mensajero del Amor de Dios, porque es manifestación de la voluntad divina. Consecuentemente con esta idea, Teresa descubre, bajo la áspera corteza de la cruz, la realidad divina del Amor, y a Él dirige su primera mirada, penetrante, profunda y clarividente. (Liagre)

Anterior

Amor de Dios

Siguiente

Anonadamiento