PensamientosRincones

Caridad

Cada vez que rehusamos asumir nuestra responsabilidad del mal universal, de los actos de nuestro prójimo, repetimos el mismo pecado y rompemos la unidad del ser humano. (Silouane el Atonita)

Es asumiendo la falta de otro como se revela la autenticidad del amor y se adquiere verdadera conciencia de él. (…) Cuando se toman libremente sobre sí la falta y el castigo del ser amado, entonces alcanza el amor la perfección en todas sus dimensiones. (Silouane el Atonita)

La caridad es la plenitud de la ley. (San Pablo)

La caridad perfecta consiste en soportar los defectos de los demás, en no extrañarse de sus debilidades, en edificarse de los más pequeños actos de virtud que les veamos practicar. (Santa Teresa de Lisieux)

(Mostraba) un respecto religioso hacia todos aquellos que ostentaban legítimamente la autoridad. (En referencia a Santa Teresa de Lisieux)

Se ha de tratar siempre a los otros con caridad, porque con frecuencia lo que a nuestros ojos parece negligencia, es heroico a los ojos de Dios. Una hermana que tiene jaqueca, o sufre en su alma, hace más cumpliendo la mitad de su labor, que otra, sana de cuerpo y espíritu, que la realiza entera. (Santa Teresa de Lisieux)

(Teresa) buscaba motivos para hacer actos de caridad, sobre todo en los detalles de la vida común. Deseaba encontrarse en las circunstancias más difíciles para demostrar más amor. (En referencia a Santa Teresa de Lisieux)

Yo sé, Señor, que tú no mandas nada imposible. Tú conoces mejor que yo mi debilidad, mi imperfección. Tú sabes bien que yo nunca podré amar a mis hermanos como tú los amas, si tú mismo, Jesús mío, no los amaras también en mí. (Santa Teresa de Lisieux)

Anterior

Buscar a Dios

Siguiente

Comprensión