PensamientosRincones

Enfermedad

Bendito sea Dios y bendita sea mi enfermedad, que es el medio de que Él se vale para cumplir sus designios en mi insignificante persona. (Rafael Arnaiz)

Anterior

Encuentro

Siguiente

Entrega