PensamientosRincones

Espíritu Santo

El Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad, porque nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables; y Aquel que penetra los corazones, sabe cuál es el deseo del Espíritu, porque intercede por lo santos según el querer de Dios. (San Pablo)

El fruto del Espíritu es: amor, alegría, paz, comprensión, servicialidad, bondad, lealtad, amabilidad, dominio de sí. (San Pablo)

Anterior

Esperanza

Siguiente

Estar en su presencia