PensamientosRincones

Estar en su presencia

¡Cuánto me agradan esas oraciones en las que os mantenéis en presencia de Dios como un jumento, insensible a todo y oprimido bajo el peso de todo género de tentaciones! (Jean Pierre de Caussade)

Anterior

Espíritu Santo

Siguiente

Evangelio