PensamientosRincones

Evangelio

Lo que me sustenta durante la oración, por encima de todo, es el Evangelio. En él encuentro todo lo que necesita mi pobre alma. (Santa Teresa de Lisieux)

Anterior

Estar en su presencia

Siguiente

Falsedad