PensamientosRincones

Lectio Divina

En medio de esta mi impotencia, la Sagrada Escritura y la Imitación de Cristo vienen en mi ayuda. En ellas encuentro un alimento sólido y completamente puro. Pero lo que me sustenta durante la oración, por encima de todo, es el Evangelio. En él encuentro todo lo que necesita mi pobre alma. En él descubro de continuo nuevas luces y sentidos ocultos y misteriosos. (Santa Teresa de Lisieux)

Teresita tiene verdaderamente la pasión de escrutar las Escrituras, pero no lo hace nunca en intelectual, ni como lógica; tiene horror a lo expresado y va directamente a lo vivido. (Jean Lafrance)

Anterior

Intimidad

Siguiente

Libertad