PensamientosRincones

María

… cuando empecé a amar a María, me propuse no escribir nada a nadie, sin por lo menos, mencionar una vez a la Virgen. (Rafael Arnaiz)

Tenía hecho el “acto heroico”, y había puesto en las manos de la santísima Virgen todos sus méritos de cada día, para que ella los aplicase en favor de estas almas sufrientes. (Santa Teresa de Lisieux)

Anterior

Mansedumbre

Siguiente

Martirio