PensamientosRincones

Martirio

La vocación a la vida interior profunda, es una vocación al martirio. (Robert de Langeac)

Anterior

María

Siguiente

Mentira