PensamientosRincones

Muerte

No le puede ser al alma que ama amarga la muerte, pues en ella halla todas sus dulzuras y deleites de amor (…) … ni le puede ser pesada y penosa, pues es el remate de todas sus pesadumbres y penas y principio de todo su bien. (…) … El alma que ama a Dios, más vive en la otra vida que en ésta; porque más vive el alma adonde ama que donde anima, y así tiene en poco esta vida temporal. (San Juan de la Cruz)

Anterior

Mortificación

Siguiente

Noche