PensamientosRincones

Olvido de sí

… había pedido a Dios la gracia de no ser amada humanamente… Lo que constituía toda la fuerza de nuestra joven maestra era su total desprendimiento propio; se olvidaba enteramente de sí, y estaba a la mira de mortificarse siempre. Nunca hizo una pregunta para satisfacer su curiosidad, pues tenía por máxima que no se hace bien alguno buscándose una a sí misma. (En referencia a Santa Teresa de Lisieux)

He aprendido a amar a los hombres tal como son, y no como yo quisiera que fueran. (BeatoRafael Arnaiz)

La esencia del amor es el inmenso deseo del amante de entregarse a la persona amada. (…) A ese deseo de donarse le acompaña el de un total olvido de sí mismo. (…) La percepción de la experiencia de sí mismo es la negación de la experiencia de Dios. (…) En la contemplación, la preocupación y la ocupación no deben tener por objeto al propio sujeto, sino únicamente a Dios. (Pedro Finkler)

Para la Sierva de Dios la humildad consistía en buscar el olvido más bien que en expresar el menosprecio que sentía de sí misma. (En referencia a Santa Teresa de Lisieux)

Anterior

Ocultamiento

Siguiente

Oración