PensamientosRincones

Pureza de corazón

(Hay que) desprenderse del deseo de poseer, del fruto de las propias obras, de las consecuencias de nuestros trabajos, para cuidar y cultivar la pureza del corazón, que hace a los hombres pacíficos. (Miguel Márquez Calle)

La pureza de corazón es una total aceptación de nosotros y de nuestra situación como querida por Dios. Esto significa la renuncia a todas las ilusiones sobre nosotros mismos, toda estima exagerada de nuestras propias capacidades, para obedecer a la voluntad de Dios como se nos presenta en los momentos difíciles d la vida en su verdad exacta … (…) … La pureza del corazón es el reconocimiento iluminado del hombre nuevo, como opuesto a las complejas y lamentables fantasías del hombre viejo … (…) … ¿Acaso Dios impone un sentido para mi vida desde fuera, a través de los acontecimientos, la costumbre, la rutina, la ley, un sistema, el impacto de aquellos con los que vivo en sociedad? ¿O bien estoy llamado a crearme desde dentro, con Él, con su gracia, un sentido que refleje su verdad y que me haga su “palabra” hablada libremente en mi situación personal? Mi verdadera identidad subyace en la llamada de Dios a mi libertad y en mi respuesta a Él. (Thomas Merton)

Señor, no mires mis hechos, ni mis palabras, mira mi intención y cuando ésta no vaya bien encaminada a Ti, enderézala. No permitas, Señor mío, que sea desagradecido o pierda el tiempo. (Rafael Arnaiz)

Anterior

Pruebas

Siguiente

Renuncia