PensamientosRincones

Rutina

El descubrimiento más cruel de Madeleine fue una doble miseria: la miseria de los espíritus humanos hambrientos, anoréxicos de Dios y, paralelamente, la miseria rutinaria de los “creyentes” que, por exceso de costumbre, dejan de sentirse deslumbrados por Dios. (Madeleine Delbrêl)

Anterior

Resignación

Siguiente

Sabiduría