PensamientosRincones

Sencillez

A veces, cuando leo ciertos tratados espirituales en los que la perfección se presenta rodeada de mil estorbos y mil trabas y circundada de una multitud de ilusiones, mi pobres espíritu se fatiga muy pronto, cierro el docto libro que me quiebra la cabeza y me diseca el corazón y tomo en mis manos la Sagrada Escritura. Entonces todo me parece luminoso, una sola palabra abre a mi alma horizontes infinitos, la perfección me parece fácil. (Santa Teresa de Lisieux)

Cuando los enemigos vienen a provocarme, me porto valientemente: sabiendo que batirse en duelo es una cobardía, vuelvo la espalda a mis adversarios sin dignarme siquiera mirarlos a la cara. (Santa Teresa de Lisieux)

Cuando no se nos comprende o se nos juzga desfavorablemente, ¿a qué defendernos o dar explicaciones? Dejémoslo pasar, no digamos nada, ¡es tan bueno no decir nada, dejarse juzgar, digan lo que digan…! En el Evangelio no vemos que Santa María Magdalena haya dado explicaciones cuando su hermana la acusaba de estarse a los pies de Jesús sin hacer nada. (Santa Teresa de Lisieux)

Dios mismo se encarga de orientar la vida espiritual de aquellos que se le entregan con gran amor y simplicidad. (Pedro Finkler)

Dios no me pide más que amor humilde y espíritu de sacrificio. (Rafael Arnaiz)

Dios no nos exige más que sencillez por fuera y amor por dentro. (Rafael Arnaiz)

… el camino de la santidad cada vez lo veo más sencillo. Más bien me parece que consiste en ir quitando cosas, que en ponerlas. Más bien se va reduciendo a sencillez que complicando con cosas nuevas. (Rafael Arnaiz)

En las instrucciones particulares que daba a cada una de las novicias, siempre se volvía a lo mismo: humildad, pobreza espiritual, sencillez y confianza en Dios. (En referencia a Santa Teresa de Lisieux)

Entre los medios que eliges para ir hacia Dios, pregúntate: “¿Esto me suaviza un poco más, me hace más niño?” Si eso te hace más rígido, vale más que lo dejes. No aparezcas siempre como alguien que se ha tragado el paraguas. (Jean Lafrance)

Estoy muy contento, porque he visto que todo es sencillo y simple…, y eso está a mi alcance. (Rafael Arnaiz)

La súplica apremiante, confiada y perseverante, es la única oración que puede tocar el corazón de Dios. (Jean Lafrance)

Las almas sencillas no necesitan usar medios complicados. (Santa Teresa de Lisieux)

Lo que más vi brillar en ella durante su última enfermedad fue la sencillez, la desconfianza de sí misma, la humildad, el recurso constante a la oración y a la confianza en Dios. (En referencia a Santa Teresa de Lisieux)

Mira tu nada, mira la nada del mundo, ponte a los pies de una Cruz, y si eres sencilla, verás a Dios. (Rafael Arnaiz)

Muchas veces no llegamos a comprender la grandiosidad que se encierra en un acto de sencillez, porque buscamos lo grande en lo complicado, buscamos la grandiosidad de las cosas en la dificultad de las mismas. (Rafael Arnaiz)

Muchas veces no llegamos a comprender la grandiosidad que se encierra en un acto de sencillez, porque buscamos lo grande en lo complicado. (Beato Rafael Arnaiz)

No es la abundancia del saber lo que sacia el alma, sino el gustar internamente las cosas. Gran número de almas en el claustro y fuera de él ha seguido estos consejos y han aprendido a gustar cuán suave es el Señor. (J. A. Martínez Camino)

“No se ha de trabajar por llegar a ser santos, sino por complacer a Dios”. Su “caminito” consistía en gloriarse de las propias imperfecciones, de la propia impotencia para todo bien. (Santa Teresa de Lisieux)

Nuestra vida, en su aparente pequeñez, en su monotonía o en su ilusión, es la realización concreta de un plan de amor: el misterio trascendente de nuestra vida se realiza en la aparente intrascendencia de los pasos que damos cada día. (Jaume Boada)

Para tener éxito en la vida contemplativa, el principiante debe superar una primera dificultad: habituarse a pensar y a obrar en cualquier circunstancia en un clima densamente afectivo en el que el foco de afectividad vaya dirigido directamente a Dios. (…) Eso supone una actitud existencial firmemente anclada en una fe sencilla e inquebrantable. (Pedro Finkler)

¿Quién cumplirá mejor su modesta misión aquí abajo? No siempre será el de mejores dotes, sino aquel que se haga más flexible en manos de Dios, es decir: el más humilde, el más obediente. (Dom Vital Lehodey)

Sólo pretendo vivir una vida muy sencilla, sin cosas extraordinarias… muy oculto a los hombres mi amor por Ti… (Rafael Arnaiz)

Velas sobre vuestra necesidad de criticar y de contradecir a los demás como para mejor afirmaros ante vuestros propios ojos. Decid vuestro sentir con sencillez, exactitud, claridad y brevedad; tened calma luego y orad. (Robert de Langeac)

Anterior

Santidad

Siguiente

Siervo inútil