PensamientosRincones

Soledad

Aunque todo lo que tú deseas se cumpliera, nada tendrías si tu alma no estuviera en soledad y tu corazón en oración. (Rafael Arnaiz)

¡Cómo me cansan las criaturas, Señor y Dios mío! ¡Qué sinsabor más grande me cansa el tratar cosas del mundo, el hablar de negocios temporales, el escuchar noticias…! ¡Ah!, Señor, nada quisiera saber, ni escuchar… Sólo Tú, Señor, solo Tú. (Beato Rafael Arnaiz)

El silencio necesita separarse para ser uno mismo. Es costoso porque no vamos a encontrar respaldos ni apoyos. Atreverse a ser uno mismo se paga caro y la travesía nos lleva a una soledad a la que no estamos acostumbrados. (José F. de Moratiel)

El trato con las criaturas, cada vez me cansa más. (Rafael Arnaiz)

Enséñame a amar la absoluta soledad de todo y de todos. Comprendo, Señor, que es así como me quieres, que es así de la única manera que puedes doblegar a Ti este corazón tan lleno de mundo y tan ocupado en vanidades. (Rafael Arnaiz)

La soledad la puedes entender como la ausencia de deseos de todo lo que proviene de las criaturas. (Rafael Arnaiz)

La verdadera celda monástica la llevamos dentro. (Rafael Arnaiz)

La verdadera soledad no es ausencia de los hombres, es presencia de Dios. (Madeleine Delbrêl)

Le llevó a la soledad, y allí le habló al corazón. (Profeta Oseas)

Nada me dicen las criaturas…, todo es ruido… Sólo en el silencio de todo y de todos, hallo la paz de tu amor… Sólo en el humilde sacrificio de mi soledad, hallo lo que busco…, tu Cruz…, y en la Cruz estás Tú, y estás Tú solo, sin luz y sin flores, sin nubes, sin sol… (Rafael Arnaiz)

¡Qué cansado estoy, Señor! Cómo me cuesta a veces el tratar con las criaturas que me hablan de todo menos de Dios. (Rafael Arnaiz)

Quien busca a Dios nunca está menos solo que cuando está solo. Entonces puede vivir plenamente en su gozo. Todo es para Él. Goza de Dios en Él y de Él en Dios. (Guillermo de Saint Thierry)

Señor: enséñame en soledad y desconsuelo, en pura fe…, en el abismo de mi vida, y… en los brazos de la Cruz. (Rafael Arnaiz)

Si es cierto que Dios está en todas partes dando el ser a todos los seres, no es menos cierto que sólo accede a su Presencia Amorosa aquel que ha hecho de su propia interioridad un lugar de silencio, un espacio sagrado de soledad, donde ningún apego  -que no amor- a las criaturas, lo torna opaco y embotado para lo divino. (Antonio López Baeza)

Soledad y silencio es el marco imprescindible a la oración. (Rafael Arnaiz)

Solo en la Trapa, desprendiendo mi corazón poco a poco de todo, voy viviendo mi soledad con Dios. ¡Qué felicidad!… pero cuántas lágrimas cuesta. Qué dura se hace a veces la tentación. (Rafael Arnaiz)

Un alma que no es solitaria, no progresa. (Robert de Langeac)

Vivid poco con los demás, menos todavía con vosotros mismos, pero lo más posible, sino en Dios, por lo menos cerca de Él. (Robert de Langeac)

Anterior

Soberbia

Siguiente

Sólo Dios