PensamientosRincones

Sólo Dios

Antes todo me llevaba a Ti,… Todo me hablaba de tu inmensa bondad, de tu grandeza; ahora también te alabo en las criaturas, Señor… pero el sol me parece pequeño…, el cielo azul es hermoso, pero no eres Tú, la belleza del mundo… es tan poquita cosa. (Rafael Arnaiz)

Cada vez me pesa más mi cruz, pero cada vez se llena más mi alma de ese… “Sólo Dios”. (Rafael Arnaiz)

¡Cómo me cansan las criaturas, Señor y Dios mío! ¡Qué sinsabor tan grande me causa el tratar cosas del mundo, el hablar de negocios temporales, el escuchar noticias…! ¡Ah!, Señor, nada quisiera saber, ni escuchar… Solo Tú, Señor, sólo Tú. (Rafael Arnaiz)

El alma comprende que nada en el mundo la puede llenar… La tierra es de barro, los hombres son pobres, la vida muy corta, todo es muy pequeño, frágil y caduco…, y el alma está ansiosa de verse en el cielo, mirando a la Virgen, contemplando a Dios. (Rafael Arnaiz)

En el momento de comparecer delante de Dios, comprendo mejor que nunca que solo una cosa es necesaria: trabajar únicamente por Él y no hacer nada por uno mismo ni por las criaturas. (Santa Teresa de Lisieux)

Encuentro a los hombre muy lejos. Solo Dios…, solo Dios…, solo Dios. (Rafael Arnaiz)

… hace tanto tiempo que te alimentas de conferencias espirituales, retiros y libros, que todo te resbala como “el agua sobre las plumas de un pato”. (Jean Lafrance)

Ni del mundo ni del hombre esperes nada…, sólo Dios…, y esperar. (Rafael Arnaiz)

No esperes nada de los hombres, ni aún de los más santos, pues cuanto más pongas en ellos, mayor será el desengaño algún día. (Rafael Arnaiz)

No me importan las criaturas, si éstas no me llevan a Dios. (Rafael Arnaiz)

No vengas a buscar la Trapa, sino al Dios de la Trapa (Rafael Arnaiz)

Ya no me importan las criaturas, ni me hacen daño las flaquezas de los hombres…. Son hombres, y nada más; sólo en Dios hallo refugio; sólo en Él he de buscar caridad. (Rafael Arnaiz)

Anterior

Soledad

Siguiente

Sufrimiento