PensamientosRincones

Superficialidad

Sentía hacia las mentiras, incluso festivas, un verdadero horror. (…) Reprendía a las novicias aún por las palabras de chiste y de bronca a las que nadie presta crédito, y nunca se las permitía a sí misma. (Santa Teresa de Lisieux)

Anterior

Sufrimiento

Siguiente

Tentaciones