PensamientosRincones

Unión

Cuando llegues a no tener más deseos que los deseos de dios, entonces está todo hecho; no hay más que esperar. (Rafael Arnaiz)

Dios, en efecto, se ha reservado en el fondo del alma una morada en la cual ni siquiera la misma alma puede entrar sin un permiso especial suyo. Y allí precisamente es donde se introduce entonces el alma, no ya para algunos instantes, sino para siempre, según ella cree. Dios le reveló primero la existencia de esta morada. Despertó luego en ella un ardiente deseo de entrar allí. Este deseo creció. Y después de duras pruebas acaba de realizarse. El alma ha entrado por fin en la casa de su Padre. (Robert de Langeac)

El día en que nos hayamos volcado del todo y sin reservas, sin quedarnos con nada, el día en que devolvamos inmediatamente a Dios todo lo que recibimos continuamente de Él, ese día se acabará nuestro tiempo. Estaremos maduros para la eternidad, para la vida eterna. (José Fernández de Retana)

El filósofo sueña con encontrar por su pensamiento el orden del mundo para contemplarlo; pero el alma unida a Ti, Dios mío, lo contempla sin esfuerzo y desde mucho más arriba. (Robert de Langeac)

La unión se hace más íntima a cada dolor mejor aceptado. (Robert de Langeac)

Me agrada tu compañía, estáte conmigo. (Rafael Arnaiz)

Si para poderte ver, tenemos que morir, déjanos morir cada día más a nosotros mismo para poderte ver. (Guillermo de Saint Thierry)

Anterior

Tribulación

Siguiente

Vaciamiento