PensamientosRincones

Vida interior

Humildad, obediencia, sencillez, soledad, silencio… todo va junto. Así como al humilde le gusta obedecer, al sencillo no le molesta renunciar a su propia voluntad. La soledad favorece el silencio y el silencio sirve para rezar; hablando con el amor nos hacemos humildes, obedientes y sencillos. (Juliana Vermeire)

La vocación a la vida interior profunda, es una vocación al martirio. (Robert de Langeac)

Mi vida exterior es la Regla y mi vida interior Dios. (Rafael Arnaiz)

Anterior

Vanidad

Siguiente

Vigilancia